autor : López Campillo 21 jun. 2013

Hacia 1937 las aguas del cantábrico eran dominadas por la flota rebelde. En respuesta, numerosos puntos estratégicos de las costas cántabras son fortificados por el bando republicano para ejercer labores de control y vigilancia. El litoral queda dividido en los siguientes sectores: 1 Unquera-Suances, 2 Suances-Cabo de Ajo, 3. Ajo-Ría de Oriñón. 4. Ría de Oriñón-Extremo oriental.
Los trabajos son encomendados a la Compañía de Costa nº13, a excepción del tramo oriental que fue asignado a la Comandancia de Ingenieros de Castro-Urdiales. El litoral de Cantabria se fortifica con líneas de trincheras, galerías cubiertas, nidos de ametralladora, emplazamientos para cañón (el punto más fortificado es el Monte Picota)... Se trata de un plan defensivo tardío y sin la debida continuidad, condicionado por las premuras de la contienda.
Empezamos conociendo las fortificaciones de esta línea costera visitando Noja. Sus costas son fortificadas hacia abril de 1937 con una  casamata, dos galerías cubiertas,  tres nidos de ametralladora y líneas de trincheras en la playa de Helgueras, más otra línea atrincherada en el monte Brusco. Y hubo más, al menos en proyecto. Como en el resto de sectores, en las obras de Noja intervinieron ciudadanos movilizados y  obreros eventuales. La peculiaridad es que en Noja también intervienen presos derechistas procedentes de El Dueso, Santoña.

Casamata levantada en Noja. Llegó a montar un cañón de campaña "Mondragón" de 88 mm (fabricado en México). A veinte metros se conserva el depósito subterráneo de municiones (limpiado recientemente).

(datos extraídos de "Fortificaciones de la Guerra Civil en la zona oriental de Cantabria", VV.AA, publicado en Castillos de España. Gracias al historiador José Ángel Hierro Gárate).

{ 1 comentarios... add one }

  1. Asusta pensar qué podía suponer un cañonuco como ése frente a los 8 Vickers de 152,50 mm del Almirante Cervera, por ejemplo. Una mosca intentando cazar un elefante...

    ResponderEliminar

Espacio para la divulgación del patrimonio histórico cántabro. Funciona a modo de inventario de "hitos con historia" esparcidos por los valles, montañas y pueblos de la región, entre la prehistoria y la guerra civil: cuevas y abrigos prehistóricos, grabados post-paleolíticos, menhires y túmulos megalíticos, poblados castreños, estelas, campamentos romanos, necrópolis, ermitas rupestres, iglesias, retablos, torres medievales, fortalezas, casonas solariegas, escudos, batanes, ferrerías, molinos de marea y río, hórreos, faros, trincheras, nidos de ametralladora...
cachos de historia que sin duda merecen ser conocidos, valorados y preservados.

tesoros históricos de cantabria -