autor : López Campillo 8 jun. 2013

Seguimos conociendo las fortificaciones de la Guerra Civil en la llamada Línea del Asón, la última que intenta levantar (tarde y con pocos medios) el bando republicano para hacer frente al ataque del bando nacional desde el País Vasco. De fortificar la Línea del Asón se encargan tres batallones (además de presos políticos procedentes del penal de El Dueso), dependientes del Cuerpo de Ejército de Santander. El puesto de mando se situó a retaguardia, en Villaverde de Pontones. En Solares se sitúa el Hospital Divisionario.

En un altozano en el barrio de Primosto (Bárcena de Cicero), a la derecha del conocido puente de Treto si vamos dirección Santander-Bilbao, se levanta un fortín (20 metros de largo) y un nido de ametralladoras. Estaban conectados entre sí por trincheras en zig-zag. Se orientan a la ría, por lo que su cometido debió ser batir la vía ferroviaria que pasa a los pies de la loma. Pueden apreciarse a la izquierda de la imagen. 


comentarios

Espacio para la divulgación del patrimonio histórico cántabro. Funciona a modo de inventario de "hitos con historia" esparcidos por los valles, montañas y pueblos de la región, entre la prehistoria y la guerra civil: cuevas y abrigos prehistóricos, grabados post-paleolíticos, menhires y túmulos megalíticos, poblados castreños, estelas, campamentos romanos, necrópolis, ermitas rupestres, iglesias, retablos, torres medievales, fortalezas, casonas solariegas, escudos, batanes, ferrerías, molinos de marea y río, hórreos, faros, trincheras, nidos de ametralladora...
cachos de historia que sin duda merecen ser conocidos, valorados y preservados.

tesoros históricos de cantabria -