autor : López Campillo 3 jul. 2013

En Cosío, Rionansa, podemos conocer un destacable núcleo con casonas nobles, una casona-torre que es solar del apellido Cossío y los vestigios de al menos tres ingenios hidráulicos (una ferrería y dos molinos de río). La población albergó al parecer dos torres defensivas, los restos de una de ellas han sido localizados en una elevación dominante que en Cosío conocen con el nombre de "la Degollada". A unos kms del núcleo urbano, en el paraje conocido como Bercuín, se conservan tres túmulos, enterramientos prehistóricos asociados a las primeras sociedades pastoriles. En fin, un rico patrimonio histórico del que iremos hablando.

Sobre el río Vendul se localiza el viejo puente que los vecinos conocen como "de Barcenillas". Fue levantado en el siglo XVIII en sustitución de una estructura anterior y presenta una curiosidad que merece la pena contar. En sus piedras aparecen multitud de marcas de cantero y una inscripción que actualmente resulta un tanto ilegible a causa de la negrura de las humedades. El historiador Javier Marcos Martínez (gracias por la aportación) lo transcribe así: "Reedificose esta obra a costa de los vecinos de Cosio y Rozadio, año de 1757"


Prácticamente cada sillería de la cara interna del arco del puente ha sido marcada para facilitar la construcción. Se trata por lo tanto de marcas de ajuste realizadas a pie de obra. Las marcas se distribuyen en hileras horizontales: números, cruces, "banderines" y combinaciones de trazos oblicuos, verticales y horizontales.

(muchas gracias a Pedro, presidente de la junta vecinal Cosío-Rozadío, ánimo con su "locura" de levantar el patrimonio histórico de Cosío y gracias por contarme esta historia del puente).









comentarios

Espacio para la divulgación del patrimonio histórico cántabro. Funciona a modo de inventario de "hitos con historia" esparcidos por los valles, montañas y pueblos de la región, entre la prehistoria y la guerra civil: cuevas y abrigos prehistóricos, grabados post-paleolíticos, menhires y túmulos megalíticos, poblados castreños, estelas, campamentos romanos, necrópolis, ermitas rupestres, iglesias, retablos, torres medievales, fortalezas, casonas solariegas, escudos, batanes, ferrerías, molinos de marea y río, hórreos, faros, trincheras, nidos de ametralladora...
cachos de historia que sin duda merecen ser conocidos, valorados y preservados.

tesoros históricos de cantabria -